Uso forense del radar de penetración terrestre: trabajo de casos
Cerrar X
Menú Nav
 

Uso forense del radar de penetración terrestre: trabajo de casos

D

ue a la popularidad de programas de televisión como CSI, Law and Order, Forensic Files y otros, el término “ciencia forense” se ha convertido en una frase familiar. Como resultado, la mayoría de la gente tiene una comprensión general de lo que es la ciencia forense, que a menudo se usa indistintamente con la investigación de la escena del crimen, pero en realidad, la “ciencia forense” es más profunda de lo que parece en la superficie. Definida más correctamente como “las ciencias forenses”, esta frase se refiere a la aplicación de cualquier campo de la ciencia a los procesos judiciales, en particular los relacionados con asuntos penales. Los campos de estudio comunes incluyen antropólogos forenses que estudian huesos, patólogos forenses que estudian enfermedades y el cuerpo humano, entomólogos forenses que estudian insectos y químicos forenses que realizan análisis de toxicología y drogas, pero hay una miríada de subespecialidades adicionales dentro de las ciencias forenses. Una subespecialidad particularmente única es la de la tafonomía forense. ¿No estás tan familiarizado con esta frase como las otras mencionadas anteriormente? ¡No te preocupes! Eso es de esperar, ya que la tafonomía forense no es una ciencia tan popular como algunas. De hecho, la tafonomía forense no es un campo propio de la ciencia, sino un subcampo de la antropología forense que se centra en el estudio de la descomposición humana, a menudo en el contexto de los lugares de enterramiento, y la relación entre el proceso de descomposición y el medio ambiente.

La premisa básica de la tafonomía forense es que el proceso de descomposición en sí mismo afectará el entorno circundante en el que se descompone un cuerpo y, a la inversa, el entorno afectará el proceso de descomposición. La relación entre los dos puede proporcionar información importante sobre las circunstancias en, alrededor y después del evento de muerte, lo que puede ser crítico para una investigación médico-legal de muerte. Esto es especialmente importante si un cuerpo ha sido enterrado porque los investigadores se basarán en pistas ambientales para ayudar a localizar la tumba. En casos como estos, el radar de penetración terrestre es un activo inmenso para una investigación de muerte, ya que puede ayudar a localizar una tumba clandestina.

De la misma manera que se pueden usar ciertas pruebas presuntivas para determinar rápidamente si una sustancia marrón rojiza es en realidad sangre antes de realizar análisis más profundos de la misma, el radar de penetración terrestre se puede usar como una especie de prueba presuntiva para una tumba sospechosa antes de realizar una excavación a gran escala.

A menudo, en el contexto de una investigación médico-legal de muerte, los investigadores operan basándose en pistas que pueden ser vagas o poco fiables. Un informante puede proporcionar información como "Creo que el cuerpo está enterrado en algún lugar del campo detrás de la escuela secundaria". Si bien esto ciertamente proporciona un buen punto de partida para una búsqueda, no es práctico desenterrar un campo completo en busca de un cuerpo que un informante sólo "cree" que podría estar allí. Aquí es donde el radar de penetración terrestre se vuelve vital. Un operador de GPR bien capacitado puede realizar una búsqueda en el área en cuestión e identificar áreas de interés más específicas en función de los resultados del escaneo. (Figura 1).

Figura 1
Recopilación de datos forenses GPR con un sistema FINDAR®.

A diferencia de lo que se muestra típicamente en el uso de GPR representado en televisión, un investigador no podrá decir exactamente qué está enterrado debajo de la superficie; GPR no funciona como una máquina de rayos X subterránea. Sin embargo, puede proporcionar información sobre anomalías debajo de la superficie que probablemente sean de importancia forense, como un cuerpo, un arma u otros elementos de prueba. (Figura 2).

Figura 2
Datos transversales de GPR que muestran una anomalía y suelo alterado que puede ser una tumba clandestina.

Con base en la información proporcionada por el GPR, los investigadores pueden luego cavar pozos de prueba en estas áreas de interés para determinar qué hay realmente debajo de la superficie y si es necesaria o no una excavación a gran escala. (Figura 3).

Figura 3
Excavación de una posible tumba clandestina basada en los resultados de la encuesta GPR.

El uso de GPR de esta manera puede ahorrar una enorme cantidad de tiempo y recursos al permitir que los investigadores orienten sus búsquedas a las áreas que tienen más probabilidades de producir resultados prometedores.

En artículos futuros, discutiré la aplicación de GPR a campos únicos dentro de la ciencia forense, como la educación y la investigación.

Historia cortesía de PhD. Lerah Sutton, Doctora en Filosofía
Director - Programa Educativo de Medicina Forense
Subdirector - Centro Maples de Medicina Forense
Universidad de Florida del Colegio de Medicina

LinkedInFacebookTwitterCorreo electrónico
Contáctenos